Alimentos saludables

La piel de naranja, sólo en la fruta

Empieza el buen tiempo y esperamos con ganas el verano para tomar el sol y lucir tipín en la playa o la piscina. Pero con esto también vienen las prisas por eliminar lo que han estado escondiendo los pantalones largos todo el invierno.

Ya sea porque trabajamos sentados la mayor parte del tiempo, o porque alguna vez nos hemos descuidado en las comidas y no hemos encontrado tiempo para el gimnasio o para salir a caminar; cuando la celulitis hace su aparición, no hay quién la pare.

Y es que, en mayor o menor medida, hasta las personas más delgadas y los hombres lo tienen. La celulitis, popularmente conocida como piel de naranja, es la formación de nódulos adiposos de grasa en diferentes partes del cuerpo. La podemos encontrar en muslos, caderas, glúteos y abdomen, y pueden aparecer por diversos motivos: genética, alimentación, cambios hormonales, sobrepeso, sedentarismo, deshidratación o estrés.

Lo más común es acudir a las cremas, que suelen dar resultados, pero se ven a largo plazo y con su constante aplicación. Los masajes o drenaje linfático son otra vía que, aunque puede ayudar, no es la solución.

Lo principal es mantener una vida sana y mantener un cuidado seguido de nuestro cuerpo:

  • Uno de los factores más importantes es tener una alimentación equilibrada, para evitar la acumulación de grasa en muslos y glúteos.
  • Se recomienda una dieta rica en frutas, verduras y fibra.
  • Beber bastante agua durante el día para mantenernos hidratados.
  • Hacer ejercicio físico para reforzar los músculos en los muslos y glúteos.
  • Evitar las bebidas gaseosas. Es uno de los perores enemigos por su alto contenido en azúcares, ya que nuestro cuerpo lo acumula bajo la piel en forma de grasa.
  • No abusar de los alimentos con alto contenido de sodio, ya que favorecen la retención de líquidos.
  • Se recomienda hacer ejercicios aeróbicos de bajo impacto, nadar, montar en bici o correr.
  • Caminar al menos media hora por día, esto ayuda a que se active la circulación de la piernas.
  • Si en vez de coger el ascensor usamos las escaleras, mejoraremos el estado físico, reduciremos peso y fortaleceremos músculos.
  • Evitar la ropa demasiado ajustada, sobre todo vaqueros y pantalones, ya que no permite eliminar líquidos y toxinas que la piel no necesita.
  • Ducharse con agua fría. Cuando estés terminando de ducharte, repasarte con agua fría las piernas y glúteos favorece la circulación sanguínea y ayuda a reducir la piel de naranja.
  • Si tu trabajo te exige estar de pie o sentado durante largos periodos, tómate unos pequeños descansos para mover las piernas para que así la sangre fluya correctamente.
  • Evitar fumar y la ingesta excesiva de alcohol.

Sobre todo, nuestro consejo es evitar las dietas y entrenamientos express que nos preparan para el verano en poco tiempo. El cuerpo sufrirá más, y los efectos serán menos duraderos.